LORENA COUTIÑO BOSCH Experta en Yoga
Experimenta el Yoga como herramienta que te ayuda a acercarte a tu verdadera esencia, llevando los beneficios de la práctica sobre la esterilla a la vida cotidiana.

Su nombre (requerido)

Su e-mail (requerido)

Asunto

Su mensaje

captcha

  • blog-03
  • blog-04

23 Mar Yoga Terapia: un proceso de aprendizaje hacia el bienestar (Parte I)

Dentro de las clases de Yoga particulares, de las que hablaba en el último post, tenemos las sesiones de Yoga Terapia.
Todo Yoga es por definición terapéutico, sin embargo, se pueden usar las distintas herramientas y recursos de Yoga para un fin en concreto y una práctica personalizada, como una terapia de sanación, desarrollo personal, re-equilibrio…

Cuando hablamos de Yoga Terapia, en la tradición de TKV Desikachar y Krishnamacharya, hablamos de recuperación, sanación y acompañamiento en lesiones, enfermedades, desequilibrios, como una herramienta muy valiosa, y además de estos ámbitos de trabajo, también de una forma de aprendizaje de la persona hacia su bienestar en general. Todos tenemos nuestra propia historia y circunstancia, situaciones que confrontar, aflicciones y tensiones mentales y corporales. Lo que hace la Yoga Terapia es usar el Yoga como una terapia holística en cuanto a que toma en cuenta todos los aspectos del individuo y su contexto y a partir de ahí se fijan objetivos y recursos para vivir de una forma más saludable y equilibrada, en cuerpo y mente.

En una sesión de Yoga Terapia, primero se lleva a cabo una consulta para identificar, junto con la persona, los objetivos de la práctica, los cuales pueden ser de cualquier índole y de cualquier ámbito- desde dormir mejor, estar más centrado, aliviar el dolor de espalda o cualquier parte del cuerpo, mejorar la concentración, aliviar la ansiedad y/o estrés, contrarrestar la depresión… hasta la mejoría en una enfermedad o lesión, como recuperar movilidad después de un accidente, o ayudar al cuerpo a sanar en alguna enfermedad y/o contrarrestar los efectos secundarios de un tratamiento o secuelas, además del acompañamiento mental y emocional. El Yoga no solamente trata con curar o erradicar la situación, si no en cambiar la forma en la que nos relacionamos con ella.

Posteriormente, se diseña una práctica personal y adecuada tomando también en cuenta factores como: el tiempo, – duración de la práctica y momento del día para practicar; el lugar – el ambiente donde se vive, factores como el clima, entorno social y cultural; la edad – en términos de cronología y situación; ocupación – la naturaleza del trabajo y características asociadas; fuerza – tanto física como mental.

El alumno se queda con una práctica por escrito, una especie de “receta personalizada” que detalla lo que tiene que hacer y se va revisando y ajustando regularmente, en función de las necesidades, puede ser semanalmente, quincenalmente… mensualmente.

En definitiva, se trata de aprender a vivir mejor e involucrar a la persona en su propia mejoría y empoderarlo.

El profesor de Yoga, marca los lineamientos y guía a la persona en busca de su propio bienestar: “Abre la puerta y enseña los recursos que ayuden a mejorar la vida diaria y su condición.”

No Comments

Post A Comment