LORENA COUTIÑO BOSCH Experta en Yoga
Experimenta el Yoga como herramienta que te ayuda a acercarte a tu verdadera esencia, llevando los beneficios de la práctica sobre la esterilla a la vida cotidiana.

Su nombre (requerido)

Su e-mail (requerido)

Asunto

Su mensaje

captcha

blog-meditacion

05 Jun Un Camino Hacia la Meditación

Tenemos una idea de la meditación como un “poner la mente en blanco”, pero no es realmente poner la mente en blanco, si no crear espacio dentro de ella, para limpiarla, liberarla de toda actividad que no es realmente necesaria y pasar de un estado de distracción y agitación mental a uno de atención constante y conexión; un estado de silencio.

¿Pero cómo hacemos esto? Cualquiera que se haya “sentado a meditar” sabrá que no es necesariamente fácil desconectar del tumulto de pensamientos incesantes. De los cuales a veces no somos ni conscientes de ellos, estan tan pegados unos a los otros.

Para empezar, meditar no es algo que “hago”, si no algo que “sucede”, cuando las circunstancias para ello son propicias. Para esto, hay que hacer un recorrido que comienza desde el cuerpo, sigue por la respiración, continua con la maestría de los sentidos, hacia un estado de concentración de la mente y de ahí hacia la consciencia… hacia el silencio.

Según el Yoga, meditar es la habilidad de mantener el mismo enfoque durante un tiempo sin interrupciones, liberar la mente de contenido, dejar que la mente resuene sobre sí misma, como un espejo. Pasar de una mente agitada a una mente con claridad; un estado de paz, espacio interior, soltura...

Es así también una herramienta de autoconocimiento, pues nos ayuda a cobrar más conciencia sobre nosotros mismos, nuestro ser, nuestra consciencia. Nos da claridad sobre puntos en los que tenemos que trabajar, nos confronta con nosotros mismos, como un espejo.

Para ello hay que remover todos los obstáculos que me impiden que esto suceda. Obstáculos a manera de distracciones. ¿Qué tipo de cosas distraen mi mente? Los dolores físicos, la enfermedad, o desequilibrio físico, los distintos estados emocionales, el exceso de pensamientos, el estrés, la respiración caótica, etc. etc.

Pero, hay un camino para ayudar a crear las circunstancias propicias para llegar a ello. Lo cual requiere de práctica constante, amabilidad y paciencia.

En el contexto del Yoga, los Asanas o posturas mantienen el cuerpo sano; Pranayama o control de la respiración, ayuda a mantener una mente estable y en el momento presente; Pratyahara o la maestria de los sentidos hacen que los sentidos sigan a la mente y no la mente a los sentidos; Dharana o concentración, el poder mantener la mente enfocada y estable, pasar de un patrón mental de distracción a uno de atención plena…. y todo esto, da paso, abre el camino, hacia la meditación.

Además de este camino lógico, que va desde lo más burdo a lo más sutil, podemos también usar otras herramientas que nos van a ayudar a mantener la mente enfocada, como pueden ser las visualizaciones o Bhavanam, los Mantras o vibración de sonido, Mudras y Nyasam o gestos con las manos.

Al comenzar con estas prácticas parece que hiciéramos primero una limpieza, quizas nos veamos confrontados con muchas cosas de nosotros mismos, obstáculos, pensamientos, pero si persistimos y dejamos que surjan, lo observamos, tomamos nota y lo dejamos ir, poco a poco se va refinando más el proceso hasta llegar a un punto de conexión total. Cada vez será más fácil acceder a ello, se crea un hábito, es como un entrenamiento y refinamiento de la mente.

Ojo, no hay que apegarse a los resultados, pues el estado de meditación es un estado sin Ego, “el yo” desaparece. En el momento que estoy ahí y digo “lo he logrado” estoy fuera de ello.

Mientras más profundo sea el estado de vinculación con mi mente, más profundo serán los resultados.

El compromiso, la perseverancia, la práctica, la entrega, la aceptación, son importantes en el camino hacia la meditación.

Tags:
6 Comments
  • Blanca
    Posted at 21:37h, 22 marzo Responder

    Yo apenas estoy comenzando con la meditación, y si bien no ha sido fácil, las pocas veces que he alcanzado un estado profundo de meditación me siento realmente bien y esto por darle un nombre ya que definitivamente no encuentro palabras para poder describirlo, seguiré practicando pues la practica hace al maestro.

    • Lorena Coutiño
      Posted at 15:20h, 01 octubre Responder

      Hola Blanca! Gracias por tu comentario! Exacto, lo que cuenta es la práctica! 🙂 y el camino transitado. Saludos!

  • jairo
    Posted at 06:01h, 12 septiembre Responder

    hola, quería hacerte una pregunta, estaba mirando tu blog sobre las flores de bach, y pues quisiera saber si es cierto que sirven para la depresión y la ansiedad?. me han recomendado mucho yogaterapia para este problema que tengo, gracias

  • manuela
    Posted at 01:26h, 30 septiembre Responder

    excelente articulo, me ha gustado mucho y me gustaria saber si tienes algun curso online o alguna guia para realizar yoga de la manera correcta. muchas gracias por la informacion. saludos

    • Lorena Coutiño
      Posted at 15:19h, 01 octubre Responder

      Hola Manuela, gracias por tu comentario, me alegro que te haya gustado. De momento no tengo nada online, ojalá algún día! De momento te puedo recomendar un muy buen libro sobre los fundamentos del Yoga, según la tradición de Yoga que yo sigo, se llama el Corazon del Yoga, de TKV Desikachar. Ojala te sirva. saludos!

  • Lorena Coutiño
    Posted at 15:22h, 01 octubre Responder

    Hola Jairo, gracias por tu comentario. Tanto las Flores de Bach como el Yoga, con una aplicación adecuada, son muy buenas para esto que comentas.

Post A Comment