LORENA COUTIÑO BOSCH Experta en Yoga
Experimenta el Yoga como herramienta que te ayuda a acercarte a tu verdadera esencia, llevando los beneficios de la práctica sobre la esterilla a la vida cotidiana.

Su nombre (requerido)

Su e-mail (requerido)

Asunto

Su mensaje

captcha

  • blog-01
  • blog-02

26 Dic Más allá de las posturas…¿qué es el Yoga?

Normalmente conocemos el Yoga por sus atributos físicos, pero ¿qué hay detrás de la práctica de posturas? ¿Por qué nos sentimos tan bien cuando practicamos Yoga, en cualquiera de sus modalidades? Cuando comenzamos a practicar de forma más constante nos empezamos a cuestionar qué es en realidad el Yoga y por qué nos sentimos como nos sentimos después de practicar. Nos empezamos a dar cuenta de que pasan cosas en nuestro interior durante y después de la práctica, nuestra percepción cambia, conectamos con nosotros mismos, nuestro cuerpo se vuelve más sano, estable, cobramos más consciencia de nuestro cuerpo, nuestra postura, incluso nuestras dolencias, de nuestra respiración, de nuestro estado mental, nos lleva a un estado de armonía y presencia…. y en algún momento, el Yoga ya no es sólo una actividad sobre la esterilla, si no parte de nuestra vida.

Cuando empiezas a relacionar las cosas que haces en tu día a día con la práctica de Yoga – ya sea a nivel físico teniendo más equilibrio, caminando con más libertad, manteniendo una mejor postura mientras trabajas, tener menos tensión en donde sueles acumularla, dormir más relajado, tener más dominio de tus movimientos, etc. etc. o a nivel emocional y mental, siendo más consciente de lo que te sucede dentro, darte cuenta de tus patrones de comportamiento, de tus reacciones, de lo que te saca de tu centro, e incluso empezar a cambiarlo, etc. – es cuando realmente estas practicando Yoga. Lo demás son sólo escenarios para llegar a estos atributos.

La práctica sobre la esterilla es muy importante. Es donde trabajamos sobre el cuerpo físico y la respiración, para llegar a un estado interior. Se vuelve un espejo donde nos vemos reflejados, día con día. Nos ponemos en contacto con nuestro cuerpo y sus posibilidades, conectamos con nuestros puntos fuertes, pero también conocemos los débiles o nuestras áreas a mejorar y nos presenta recursos para hacerlo. A nivel interior nos hace conscientes del estado de la mente, nuestro nivel de concentración, el estado de nuestro sistema nervioso, nuestros patrones de comportamiento y pensamiento, qué nos decimos cuando nos sale bien algo o cuando no, cuando me es fácil o difícil. En definitiva nos confronta con el momento presente, tal cual es en ese momento. Cosa tan difícil de hacer a veces con nuestro estilo de vida frenético. Nos da el espacio de parar y observar… y en algún momento, incluso trascenderlo.

Para llegar a notar resultados genuinos y duraderos, es necesaria una práctica constante y diligente, como dicen los Yoga Sutras de Patanjali, combinada con desapego. Hay que tener la flexibilidad y desapego suficiente para dejar ir nuestros viejos patrones corporales y mentales, para adoptar nuevos, más saludables y armónicos, que nos ayuden a mantenernos cerca de nuestra propia naturaleza. Y, para mantener los nuevos, hace falta la práctica constante, para que no se vuelvan a instaurar los antiguos, que quedan ahí latentes. Por ello, hay que fortalecer los positivos.

¿Pero, más allá de las posturas sobre la esterilla, qué es el Yoga?
La palabra Yoga significa unión. Unión cuerpo, mente, espíritu; cuerpo, respiración, mente; unión de la consciencia individual con la conciencia colectiva-universal. Unión del ser humano con algo más grande; unión entre alumno y maestro; unión con la naturaleza…

Hay distintas definiciones e interpretaciones de este concepto. Por ejemplo, los Yoga Sutras, conocidos como la Biblia del Yoga, presentan Yoga como un estado de la mente: la capacidad de mantener la mente enfocada sin distracción (una mente estable). “Yoga sucede cuando dejo de identificarme con las fluctuaciones de la mente” (sutra I.2). También define Yoga como una práctica que nos lleva de un estado de opresión – sufrimiento a uno de soltura- espacio- comodidad.

Por otra parte, el Bhaghhavad Gita, uno de los grandes textos de la India, define Yoga como un estado de ecuanimidad-equilibrio. Como destreza en acción. La habilidad de actuar con destreza, en el momento preciso de la manera precisa. El arte de actuar con consciencia y atención. El descubrir y seguir nuestra verdad interior.

Krishnamacharya, uno de los más grandes Yoguis de la época moderna, presentaba el concepto de Yoga como la habilidad de conseguir algo que antes no era posible. Yoga como herramienta para cambiar patrones en el cuerpo, en la mente, en la respiración, en nuestras emociones, en nuestra forma de relacionarnos. Adquirir nuevos patrones con la práctica.

Yoga es una filosofía, una herramienta hacia el bienestar, no una religión o dogma. Puede si uno quiere, convertirse en un camino espiritual en cuanto que es un camino de autoconocimiento y bienestar, pero no esta ligada a ninguna religión. Comúnmente se vincula el Yoga al Hinduismo y al Budismo porque sus orígenes han estado ligados a estas culturas, pero es una escuela de conocimiento independiente a ellas.

La práctica de Yoga nos ayuda a tener la mente más clara, cuando tenemos la mente más clara, podemos percibir mejor la realidad. La mente se vuelve un espejo de la consciencia y la consciencia se ve a sí misma, eso es Yoga.

En el mundo actual en el que vivimos, estamos más acostumbrados a ir hacia afuera, a irnos con los estímulos sensoriales, a tener patrones de agitación mental y emocional. Yoga es una herramienta que nos ayuda a volver, a conectar con el momento presente. Según la filosofía del Yoga, el propósito es ir más allá de nuestra mente-pensamientos, de nuestras identificaciones sensoriales y conectar con nuestra verdad interior, develar nuestro verdadero potencial e ir deconstruyendo todas las barreras tanto físicas como mentales que hay en el camino a esto. Nos permite conocernos a nosotros mismos, y si queremos, conectar con algo más grande que nosotros. Llegar eventualmente a una especie de liberación y expresión personal.

La práctica de Yoga nos permite tener los recursos para volver al momento presente y vivir y actuar desde ahí. Nos ayuda a conectar con nuestro centro y a vivir más en armonía con nosotros mismos, así como con los otros, haciéndonos parte de un camino de espiritualidad universal.

La maestría del Yoga no debe medirse solamente por la habilidad de dominar las posturas y técnicas de respiración, sino en cómo influye en nuestro día a día, cómo mejora nuestra relación con los demás, promoviendo claridad, paz mental y consciencia. Libérate de lo que no te sirve, conecta con tu escencia y compártela con los demás. TKV Desikachar
1Comment
  • María José
    Posted at 12:21h, 02 enero Responder

    Definitivamente el yoga hace que nuestras vidas sean mejor, que se vivan con más integración, alegría y consciencia. Muchas gracias por la explicación, ¡súper interesante! El yoga es realmente un camino de vida, una unión de nosotros mismos y con la naturaleza y el planeta. ¡Seamos todos yoguis de espíritu! 🙂

Post A Comment